Print Page | Contact Us | Report Abuse | Sign In | Register
MIDA - NOTICIAS: Agricultura

Se recupera la industria de biotecnología agrícola

Monday, January 22, 2018   (0 Comments)
Posted by: José Carmona- El Vocero
Share |

 

Apenas un mes después del paso del huracán María, las empresas que forman parte de la Asociación de la Industria de la Biotecnología Agrícola de Puerto Rico (Prabia, por sus siglas en inglés) ya estaban operando de forma normal y a toda capacidad, asegurando la continuidad de esta industria para la Isla y los mercados a los cuales sirve a nivel mundial.

Las actividades de la industria de la biotecnología agrícola en Puerto Rico -principalmente las de investigación y desarrollo, (R&D, por sus siglas en inglés)- dejan un saldo anual de $125 millones en la región y emplean a más de 5,000 personas, las cuales no vieron su trabajo afectado a consecuencia directa del desastre natural, aseguró Beatriz Carrión, directora ejecutiva de Prabia, en entrevista con EL VOCERO.

“Después de María teníamos un compromiso de reanudar las operaciones a la mayor brevedad posible. Por lo que, en octubre, ya nosotros nos encontrábamos sembrando. Esto fue posible aun con todos los retos como cualquier otra empresa que pudo haber sufrido los embates que todos pasamos con María”, comentó Carrión.

La temporada alta de siembra de semillas en la Isla comienza en octubre y se pudo empezar según el calendario, gracias al compromiso de los empleados de las empresas, que incluye a técnicos, agrónomos e ingenieros, entre otros, destacó Carrión.

Los siete miembros de Prabia -ubicados en la zona sur de la Isla- son AgReliant Genetics, Bayer CropScience, Dow AgroSciences, DuPont Pioneer, Illinois Crop Improvement Association, Monsanto y Syngenta.

Aunque Prabia fue fundada en 1995, la industria de la biotecnología agrícola lleva más de 30 años en Puerto Rico, fortaleciendo el ecosistema y educando a las comunidades, en especial a los agricultores, sobre las nuevas tecnologías, innovaciones y tendencias, destacó Ramón Molinary, presidente de Prabia.

Las compañías de biotecnología agrícola, añadió Molinary, se dedican básicamente a hacer R&D de las semillas agronómicas comerciales de más importancia en el mundo, como lo son el maíz, el girasol y la soya.

Importancia de Puerto Rico

Anteriormente, el proceso de investigación de semillas se tardaba unos 10 años o 10 generaciones para producir un híbrido comercial de maíz, por ejemplo.

“En los 70 y 80 se dieron cuenta que si mandaban esas semillas a sitios tropicales, podían hacer un ciclo adicional por año, y eso acortaba el periodo de desarrollar una semilla comercial, de 10 años a 5 años”, explicó Molinary.

De ahí, añadió el presidente de Prabia, es que nace la necesidad de las compañías multinacionales de invertir en “Winter Nurseries” o invernaderos, en Puerto Rico, teniendo dos ciclos al año.

“Nosotros somos parte de la investigación de estas compañías y les damos servicio a todos los... científicos agrícolas de las compañías a nivel mundial”, comentó Molinary.

Acuerdos con la academia

Aparte del clima, la semilla que sale de Puerto Rico es de mejor calidad y cumple con todos los estándares regulatorios, lo que mantiene a la Isla en la mirilla, destacó Sol Rosado, vicepresidente de Prabia.

“Eso nos ayuda, porque le da estabilidad a la industria, a la vez que nos da la oportunidad de abrirnos más a la comunidad y a lo que son las universidades. Nosotros tenemos prácticas de verano e internados todo el año”, indicó Rosado.

Prabia tiene acuerdos de colaboración con el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico y con la Universidad Católica de Ponce, que tienen programas de agrónomos. Prabia es el principal reclutador de agrónomos a nivel local.

Resaltan la responsabilidad social

Tras indicar que se ocuparon primero por la seguridad de los empleados, sus familias y las comunidades, los miembros de Prabia se dieron a la tarea de insertarse a nivel corporativo y de ponerse a la disposición de ayudar a la Isla a moverse hacia adelante, comentó Carrión.

Como asociación, colectivamente distribuyeron más de $2 millones en donativos para la reconstrucción tras María, incluyendo entregas en metálico a entidades no gubernamentales como el Banco de Alimentos de Puerto Rico, la Cruz Roja Americana, Habitat for Humanity y los Centros Sor Isolina Ferré.

Además, las empresas enviaron a la Isla varios vuelos de ayuda con suministros de primera necesidad como comida, agua y medicina.