Print Page | Contact Us | Report Abuse | Sign In | Register
MIDA - NOTICIAS: MIDA

Propósito de enmienda

Thursday, January 25, 2018   (0 Comments)
Posted by: Lcdo. Manuel Reyes
Share |

Los problemas de la Isla son muchos y complejos de resolver, pero no de entender. Todos sabemos cómo llegamos hasta aquí. Perdimos el norte. Por años descartamos las normas básicas de la prudencia fiscal, añadiendo capa sobre capa de gastos y burocracia gubernamental. Ignoramos la diferencia entre el gasto y la inversión, el ahorro como virtud frente al defecto del consumo innecesario. Olvidamos que la inversión productiva necesita estabilidad jurídica, contributiva y costos operacionales competitivos.

No obstante, es la falta de arrepentimiento por esos errores y de un sincero propósito de enmienda lo que más nos debe preocupar en estos momentos. Tanto al llegar la recesión económica en el 2006, como durante la degradación de nuestro crédito en el 2013, luego con el nombramiento de la Junta Fiscal en 2016, con la destrucción del huracán María, en 2017, y finalmente con la aprobación de la reforma contributiva federal, hemos anhelado haber llegado al punto de inflexión. Hemos esperado una introspección de nuestro liderato, un cambio de dirección y discurso.

Para muestra un botón. Llevamos ocho años con la deshonra de ser los únicos en el mundo con un programa que cobra por escanear el 100% de los furgones que entran a la Isla. Esto equivale a un peaje a todo lo que entra a una Isla que importa, no sólo lo que consume, sino también la materia prima para lo que produce. La mayoría de ese impuesto no va a las arcas del gobierno. Se utiliza para pagar a la empresa agraciada por ese jugoso contrato.

En ese período, que coincide con la peor crisis económica de nuestra historia, y sin hacer mucho ruido, nos hemos gastado mucho más de $120 millones en un programa fallido bajo cualquier criterio objetivo. Ningún otro país, rico o pobre, ha implementado semejante programa al existir alternativas mucho más costo eficiente. En nuestro caso, es aún más absurdo, porque resulta en una duplicidad innecesaria de gastos, ya que el gobierno federal es el encargado de las aduanas y de la seguridad en la transportación de mercancías.

Hasta el momento el programa no ha servido para absolutamente nada que no sea hacer rica a una empresa del exterior, empobreciéndonos, encareciendo nuestros productos y haciéndonos menos competitivos. No ha bajado el contrabando, ni la entrada de drogas y armas. Sin embargo, nadie lo cuestiona. En parte porque nunca se establecieron expectativas objetivas de éxito o de medición de resultados. Además, porque pasa inadvertido para la mayoría del pueblo al cobrarse en el muelle, aunque termina en el precio de todo lo que adquirimos. Es simplemente otra capa más de costos de las que han añadido gobierno tras gobierno, por décadas, y que ahora son insostenibles.

Como si fuera poco, mientras tenemos dificultad para pagarle las horas extras a la Policía, reducimos el presupuesto en educación y salud, y nos proponemos restructurar el resto del gobierno, la empresa subcontratada se ha beneficiado del incremento en la transportación de furgones a raíz del huracán María. Ojalá 2018 sea diferente, lleguemos al punto de inflexión y nuestro gobierno demuestre un verdadero propósito de enmienda. Un buen comienzo para el tan esperado plan fiscal enmendado, que no afecte a ningún empleado público y beneficie a toda nuestra economía, sería eliminar este proyecto fallido, innecesario y oneroso.