MIDA te informa

10
JUN
2022

Sector Privado exige al gobernador vetar el PC 1244

San Juan, Puerto Rico - Varias organizaciones del sector privado solicitaron al gobernador su veto al Proyecto de la Cámara 1244 que busca derogar gran parte de la reforma laboral aprobada en 2017. Representantes de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), la Asociación de Comercio al Detal de Puerto Rico (ACDET), Centro Unido de Detallistas (CUD) y Asociación de Restaurantes de Puerto Rico (ASORE) explicaron que la Reforma de 2017 fue necesaria ante el exceso regulatorio que llevó a la Isla a una recesión económica y a una quiebra que aún no termina.

Los profesionales explicaron que en Puerto Rico no existe un problema de falta de beneficios aún después de la Ley Núm. 4 de 2017, lo que hace innecesario reversarla. Resaltaron la contradicción de que, aun cuando la Isla cuenta con mucha más legislación laboral que ningún estado de los EEUU, los sueldos son mucho más bajos, tenemos una menor tasa de participación y mayor desempleo. “Esto no es casualidad sino causalidad” expresó Manuel Reyes, vicepresidente ejecutivo de MIDA.

“Por décadas, los excesos regulatorios y decisiones desacertadas de política pública nos llevaron a la quiebra y a una economía dependiente de fondos federales. Al parecer no hemos aprendido la lección”, añadió Jesús Vázquez, presidente del CUD.

Todos coincidieron en que el proyecto no contó con análisis de impacto económico alguno, como responsablemente debió haberse realizado para evitar las prácticas legislativas que provocaron la crisis actual. “Concretamente se acaban de aprobar tres aumentos al salario mínimo que impactarían a aproximadamente 30% de la fuerza trabajadora. Ese impacto, y el de los beneficios que se multiplicarían por un salario mayor, terminan pagándolo nuestros consumidores y abona al enorme problema de inflación que estamos sufriendo. Es como echar leña al fuego de la inflación cuando debemos estar tratando de controlarlo”, precisó Vázquez.

“Todos queremos los mayores beneficios y salarios posibles para los trabajadores, pero esto lo debe determinar el mercado y las capacidades de cada empresa, con la menor intervención posible del estado. Los políticos pueden tener la mejor intención, pero no son economistas, prueba de esto es la situación económica que enfrenta el país. No podemos continuar legislando medidas que no traen con ellas un análisis profundo e intenso de la situación actual del país y el impacto económico que esta pueda tener en la isla, que es lo que nos ha llevado a donde estamos actualmente. No podemos seguir aprobando proyectos de ley que, en vez de beneficiar, nos afectan”, indicó Mateo Cidre, presidente de ASORE.

Los empresarios, que también son parte de la fuerza laboral del país, expresaron preocupación ante lo que describen como un giro en contra de todo el que quiere emprender un nuevo negocio. “El costo de hacer negocios sigue en aumento y los proyectos legislativos que hacen más complejo operar en la isla se multiplican, lo que hace muy difícil crear y retener empleos. Nos hemos reunido con los líderes legislativos para expresarle la urgencia de legislar para impulsar el desarrollo económico, sin embargo, este tipo de proyectos van en la dirección opuesta. Por ello exhortamos al gobernador a vetar la medida” expresó Iván Báez, presidente de ACDET.

“La economía necesita un respiro de legislación y de incrementos en costos. Mientras el mundo entero está preparándose para una recesión y bajando los costos de hacer negocios para atajar los efectos de la inflación extrema, en Puerto Rico hacemos lo contrario contando con el espejismo de los fondos federales que son temporeros y que con toda probabilidad no serán suficientes para paliar la crisis económica mundial. Puerto Rico lleva prácticamente 16 años en recesión y la única reforma estructural aprobada a medias fue precisamente la reforma laboral que ahora se estaría reversando y aprobando beneficios adicionales. Es decir, después de todo este proceso, y cuando se terminen los fondos de recuperación, terminaremos peor que cuando lo comenzamos” sentenció Reyes.