MIDA te informa

02
MAR
2022

El uso de bolsas plásticas disminuyó en un 81% en los supermercados

La Ley que promulgó el reúso de bolsas para cargar la compra ha sido “extremadamente efectiva”, pues ha redundado en una reducción del plástico en un 81%, detalló el vicepresidente de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), Manuel Reyes.

Según explicó, la organización realizó un estudio desde el 2015 hasta el año 2021 para analizar cómo estaba el uso de bolsas plásticas. Detalló que el análisis se hizo en respuesta a dos proyectos de ley, uno del Senado y uno de la Cámara de Representantes, que pretende derogar la regulación actual, que establece que las bolsas serán vendidas como disuasivo a los consumidores, para obligar a los comercios a “regalarlas” nuevamente.

Reyes, sin embargo, afirmó a Primera Hora que no es correcto que las bolsas se regalan. Aceptó que el efecto sería un aumento adicional en el precio de los artículos.

“No hay nada gratis. Todos eso, al final del día, va a incrementar el precio de los productos y servicios”, dijo.

No obstante, Reyes indicó que no es necesario derogar el estado actual de la ley que regula el uso de las bolsas de plástico y motiva a su reúso.

Señaló que MIDA realizó un estudio en 437 supermercados y colmados a través de toda la Isla.

“Según los datos provistos, en el año 2015 este grupo compró 585,962,400 bolsas, mientras que en 2021 compraron solo 110,343,400. Esto representa una reducción de 475,619,000 bolsas para un 81% menos bolsas al año hoy que en 2015. Bolsas plásticas que ya no llegan a nuestros mares, ríos, playas ni vertedero”, precisó el vicepresidente de la organización.

“Con estos datos que hemos compartido con la Comisión, queda claro el enorme cambio de conducta que la Ley número 247 ha provocado y que su implementación fue exitosa. Aprobar el proyecto de la Cámara 1152 o el proyecto del Senado 510, obligando a los comercios a volver a “regalar” las bolsas, además de potencialmente inconstitucional, provocaría una debacle ambiental de grandes proporciones tirando nuevamente al ambiente cientos de millones de bolsas plásticas que ahora son más dañinas porque se requiere que sean reutilizables’, agregó.

Reyes fue más enfático al establecer que volver al estado tradicional del uso de bolsas no solo aumentaría la contaminación, sino que afectaría a las personas responsables que han promovido el reúso de las mismas.

“El consumidor que está incurriendo en la conducta apropiada va a pagar igual que el que no ha sido responsable con el ambiente. Así que, ese proyecto no hace sentido”, puntualizó.