MIDA te informa

23
MAR
2022

Se encarece más la transportación en el País y afecta a los consumidores

Las tarifas en las diferentes modalidades de transportación, así como en el acarreo marítimo y terrestre como secuela del aumento en el costo del petróleo y sus derivados, mantienen con alta preocupación a los transportistas y también a los consumidores, a quienes finalmente llegan los aumentos en servicios y productos.

La carga marítima -que incluye a la mayor parte de los productos de consumo en la Isla- ha aumentado un 30%, según cifras de la industria.

Por su parte, representantes del sector del transporte terrestre y acarreo indicaron que a dos semanas con el precio del litro de gasolina sobrepasando el dólar, sus costos operacionales han incrementado. Por ello, la Asociación de Camioneros de Arrastre solicitó al Departamento del Asuntos del Consumidor (DACO) que establezca márgenes de ganancias para que se evite cobros mayores en el diésel de parte de los mayoristas de gasolina.

Mientras, en los servicios de transporte de personas, la aplicación Uber implementó desde el pasado 15 de marzo un ajuste de tarifas en todos sus viajes en la Isla, para balancear el gasto en combustibles de sus asociados. En el caso de los taxistas están reclamando al Negociado de Transporte y otros Servicios Públicos (NTSP) alguna medida para aumentar las tarifas de sus viajes.

Al analizar la situación por sectores, las tarifas por el transporte de carga -sobre todo la que proviene de los barcos- es la que más ha ido aumentando, costo que al final del día se refleja en los productos que los consumidores adquieren.

“En el último mes, el costo de la carga marítima ha subido un 30%. El vagón que valía $6,000 ahora cuesta $9,000 y eso automáticamente se le pasa al consumidor para que sea negocio para el vendedor”, explicó Jesús Vázquez, presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD).

Manuel Reyes, vicepresidente de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), sostuvo que la situación del costo en el petróleo “nos está afectando tremendamente los gastos de importación y de exportación”.

“Los aumentos han sido considerables. Algunos costos como el transporte se han duplicado, triplicado y cuatriplicado. Ese costo se multiplica en los diferentes eslabones de la cadena de abastos porque todos necesitan transportarse. El aumento es significativo”, aseguró.

Piden más ajustes los camioneros

En tanto, Edwin Marrero Martínez, presidente de la Asociación de Camioneros de Arrastre, destacó que es apremiante que el DACO establezca márgenes de ganancias para evitar cobros mayores en el diésel por parte de los mayoristas.

“Nosotros no tenemos manera de bajar el consumo de diésel. ¿Pues ellos qué hicieron? Lo que no me voy a ganar en la gasolina se lo voy a subir al diésel y eso es triste, porque el problema estriba que lo que yo le suba a mi cliente, el cliente lo va a pasar para adelante. Al final es el pueblo el que termina pagando”, expresó.

Dijo que en el caso de la tabla de ajuste por combustible en el NTSP, les ha representado un alivio económico. Sin embargo, ya solicitaron que -de ser necesario- se extienda el precio máximo del combustible a más de $2 el litro, tras la semana pasada haber rozado esa cifra. El ajuste comienza desde un centavo por milla cuando el precio es de $2.04 el galón de gasolina o diésel y de hasta 66 centavos cuando alcanza los $5 el galón, equivalente a $1.32 el litro.

Piden más ajustes los camioneros

En tanto, Edwin Marrero Martínez, presidente de la Asociación de Camioneros de Arrastre, destacó que es apremiante que el DACO establezca márgenes de ganancias para evitar cobros mayores en el diésel por parte de los mayoristas.

“Nosotros no tenemos manera de bajar el consumo de diésel. ¿Pues ellos qué hicieron? Lo que no me voy a ganar en la gasolina se lo voy a subir al diésel y eso es triste, porque el problema estriba que lo que yo le suba a mi cliente, el cliente lo va a pasar para adelante. Al final es el pueblo el que termina pagando”, expresó.

Dijo que en el caso de la tabla de ajuste por combustible en el NTSP, les ha representado un alivio económico. Sin embargo, ya solicitaron que -de ser necesario- se extienda el precio máximo del combustible a más de $2 el litro, tras la semana pasada haber rozado esa cifra. El ajuste comienza desde un centavo por milla cuando el precio es de $2.04 el galón de gasolina o diésel y de hasta 66 centavos cuando alcanza los $5 el galón, equivalente a $1.32 el litro.

“¿Cómo nosotros estamos sobreviviendo? Pues a los que podemos cobrar el ajuste por combustible que establece el Negociado de Transporte, lo estamos haciendo y con eso sobrevivimos”, aseguró Marrero Martínez, y añadió que si continúa el aumento en el costo del combustible y no se hacen otros ajustes “provocaría que camioneros tengan que detener sus operaciones”.

 

Como medida de emergencia, el presidente del NTSP, Jaime Lafuente redactó la semana pasada una carta circular en la que aumentaría la tabla de ajuste por combustible a $2 por litro.

El costo para los viajeros

Para los usuarios de Uber, la empresa informó que continuarán monitoreando las condiciones del mercado en las próximas semanas, luego que el pasado 15 de marzo ajustaron las tarifas en todos sus viajes, como parte de la estrategia global por el alza en el combustible debido al conflicto bélico Rusia-Ucrania.

“Sabemos que el aumento sin precedentes en los precios de la gasolina afecta la vida de muchos, y para los socios conductores, ese impacto es aún más significativo”, señaló la empresa.

Por su parte el presidente de la Federación de Taxistas de Puerto Rico, Juan De León Rodríguez, explicó que antes de los aumentos en el combustible los choferes de taxis gastaban un promedio de $200 semanales en gasolina, lo que se ha duplicado.

“La realidad es que esto es devastador para este negocio, porque imagínate si tú sales (a) un viaje a la Isla, ¿tú sabes cuánto le está costando actualmente (llenar) un tanque de gasolina? Estamos hablando que sobrepasan unos ‘rates’ (tarifas) bien incalculables en cuestión del costo operacional”, apuntó el taxista, y señaló que el NTSP no ha desarrollado un reglamento que ayude a mitigar el impacto económico del alza del precio del combustible.

 

Adelantó que esta semana hará gestiones con el NTSP e informó que al no contar los taxistas con alguna medida legal para aumentar las tarifas, por ahora, algunos han optado por reducir las horas de trabajo, pero esto les reduce los ingresos. Dijo que de incluirse a este sector en una tabla de ajuste por combustible aumentaría el costo de las tarifas de los taxis, que por viajes en el área metropolitana entiende que podría ser de unos $5 adicionales.

 

Lafuente, por su parte, entendía que los taxistas estaban cobijados por el ajuste por combustible como otros transportistas. “Entiendo que sí (tienen ajuste por combustible), tengo que verificar esa parte. De no (ser así), pues tengo que, entonces, tomar algún tipo de revisión para ellos, porque, obviamente, no podemos dejarlos desprovistos ante esta situación”, reconoció.

La periodista Brenda Vázquez contribuyó a esta historia