MIDA te informa

20
APR
2022

Campofresco se consolida en el mercado de jugos

SANTA ISABEL.— Cerca de cuatro millones de cajas de jugos frescos son formulados, procesados y/o empacados cada año en el humilde sector de Paso Seco, en Santa Isabel, por la empresa Campofresco Corp., a cargo de marcas de renombre como Lotus, Caribik Sun, Welch’s, y Gatorade, pero también de las que se venden bajo la marca Econo, así como la sangría Palo Ready, entre otras.

Un 6% de este universo se exporta a Nueva York, Florida y a islas de las Antillas Menores; cerca de 160,000 cajas de los suplidos son destinados al Programa de Comedores Escolares del Departamento de Educación y el resto llega a los comercios locales como puente de su destino final: los hogares de los puertorriqueños.

 

“Hacemos cuatro millones de cajas anuales entre todas estas categorías; estamos hablando de millones de galones de jugos. Tenemos empaques en variedad de categorías: 64 onzas, 32 onzas, siete y cuatro onzas, en la gran variedad de las marcas”, señaló el director de la planta e ingeniero industrial, Alaín Nazario Segarra.

¿Cómo es la operación?

Una plantilla de alrededor de 180 empleados, 20 de estos dedicados al área administrativa, se divide en tres turnos los siete días de la semana, para satisfacer la demanda del mercado al que sirven. El grupo integra siete líneas de producción para garantizar el flujo de trabajo. “Cada línea tiene su equipo de trabajo”, dijo Nazario Segarra.

La estrategia de producción es compleja, pero estructurada. Uno de los retos principales, según el jefe de la planta, es la elaboración de jugos de las marcas Caribik Sun y Lotus, confeccionados a base de frutas tropicales. Allí se trabaja todo “desde cero”.

Según el ingeniero, la corporación adquiere pulpas concentradas y las mezclan con los ingredientes que compran a empresas suplidoras del inventario de Campofresco. “Las pulpas vienen congeladas desde afuera, más o menos en drones de 55 a 65 galones. Estas van a un tanque que se mezcla con agua y con los ingredientes de cada fórmula. Se hace el proceso de estabilidad, se pasteurizan y se inspeccionan tomando muestras del producto final y se llevan al laboratorio”, explicó Nazario Segarra al asegurar que es este procedimiento el que garantiza la calidad del jugo que sirven. “Se toman muestras de todo” insistió.

Una vez la pulpa y los ingredientes propios de cada marca han sido diluidos en un mismo tanque, difuminando los sabores, y con el visto bueno de los microbiólogos de la empresa, los jugos son envasados en diversas alternativas de empaques. Si el jugo se vende caliente, su envase es en botella de plástico, productos que elaboran en la misma compañía; de igual forma, en cartón se procesan aquellos jugos que van fríos para la venta.

“Podemos hacer el producto de dos formas: el cliente viene ya con su fórmula y nos dice: ‘envasen esto que es lo que yo quiero; o también tenemos el servicio de formulación. Tenemos un formulador que le presenta varias alternativas al cliente y son ellos los que nos dicen cómo lo quieren envasar”, explicó, por su parte, Dennise Román Cruz, gerente de Servicio al Cliente y Mercadeo.

Fundada en el 1982, Campofresco Corp. comenzó operaciones en el municipio de Mayagüez con la encomienda de producir jugos bajo la marca Caribik Sun. Sin embargo, el crecimiento operacional fue tan marcado que obligó su traslado a territorio santaisabelino, donde la gerencia identificó un espacio mucho más amplio y estratégico.

La mudanza fue un paso asertivo y prometedor pues, según Nazario Segarra, las instalaciones resultan accesibles a los suplidores y carreros y facilitan la distribución de la variedad de productos que procesan.

“Comienzan con un solo edificio y ahora tenemos cinco: entre planta, almacén y neveras industriales. Todos los días hay suplido; los lunes, martes y miércoles son los días más fuertes. El acceso a la autopista es en ambas direcciones y eso facilita el recogido de nuestros jugos”, destacó.

Sin embargo, la corporación ha mantenido una evolución constante gracias a la millonaria inversión en maquinaria, que ha permitido mantener sus estándares de calidad, agregó el jefe de la planta.

“Aquí se analiza el 100% de la producción y, si algún producto no cumpliera con los estándares, no sale de aquí”, argumentó el ingeniero destacando que la minuciosa inspección, junto al esfuerzo realizado por los empleados, han sido la clave para la estabilidad de esta empresa.